MIDSOMMAR

Me gusta el cine de terror. Me ha costado varios años (y bastantes sustos) llegar a esa conclusión. Recuerdo que cuando era más chica y aún vivía en casa de mis papás, mi hermana y yo aprovechábamos las salidas de mis papás en fines de semana para echarnos maratones de terror. Estoy hablando de películas relativamente tranquilas (tipo Shutter, La Maldición y demás), que quizá hoy en día ya no asustan pero que en ese momento nos sacaron dos que tres gritos. Después dejamos de vivir juntas y ninguno de los departamentos en los que viví de los 20 a los 30 años me dio la confianza para aventarme a ver una película de terror sola en la noche.

Entre el 2000 y 2010, el cine de terror se caracterizó por los zombies, las actividades paranormales (que con lo repetitivo de su fórmula terminaron por ser cansinas), los destinos finales y películas sangrientas/violentas tipo Saw, La casa de cera, Masacre en Texas, etc., etc.


No me gusta el cine gore, para mí ese tipo de terror no funciona porque más que miedo, me provoca asco. En mi opinión, el cine de terror es aquel que te genera ese miedo a lo desconocido y ¿qué puede ser más desconocido que una fuerza sobrenatural como un demonio o un fantasma?


Luego llegó El Conjuro. El universo de terror de James Wan con sus quizá innecesarias pero exitosas secuelas y spin-offs llegó a abrir una puerta que p


ermane


ció un buen rato cerrada: el cine de terror empezó a ser bastante taqu


illero y casi dejó de ser “nicho”. Recuerdo que saliendo de ver esa primera película protagonizada por Vera Farmiga y Patrick Wilson, no podía calmarme y sentía que en cualquier momento se me aparecería la bruja de la película. Aún así, a pesar del miedo, me di cuenta de que era un tipo de película que me gustaba, y que con esta nueva oleada fuera de los slashers el cine de terror tendría una nueva oportunidad en mi vida.



Cuando se estrenó Hereditary (el primer largometraje de Ari Aster, director de Midsommar) causó mucha sensación y se decía que era la mejor película de terror del 2018, porque juega con tu mente, con las cosas sobrenaturales y no está sobrecargada de screamers, aunque, eso sí, integra algo de horror físico, es decir, defo


rmaciones, accidentes, dolor, etc. Sin temor a equivocarme, puedo decir que Hereditary es una muy buena película de terror porque te mete en ella y no sabes si puedes salir ileso de esa experiencia. Porque Tony Colette es extraordinaria y la historia de la película es bastante original. Ari Aster se colocó bajo el reflector en el género.



A principios del 2019, salieron trailers y teasers de Midsommar, la nueva película de este revolucionario director y yo no podía sino contar los días para que se estrenara, Hereditary había dejado la vara muy alta.



Midsommar tiene la premisa de que unos chicos estadounidenses viajan a Suecia para observar la festividad de “Midsommar” en una comunidad que vive bajo sus propias reglas, Hårga. Para una película de terror, uno esperaría lugares oscuros, laberínticos, donde algo se oculta y no sabemos que pasará a continuación (como en Hereditary), sin embargo, en Hårga aún hay luz a las 9 de la noche. Todo es de colores brillantes, hay flores y cánticos y la gente es muy amable y sonriente. Como espectador, sabes que estás viendo una película de miedo aunque lo que estás viendo en pantalla grita todo lo contrario. Una alarma se prende en tu cabeza y comienzas a esperar el screamer, el susto fácil pero ese no llega.

Con la narrativa del director, te inmersas en la com


unidad y en sus costumbres y entonces anuncian un par de muertes a manera de ofrenda, dos adultos mayores que cumplen un ciclo de vida, se suicidarán. La imagen es tan perturbadora como se imaginan, Aster no se guarda ni un mililitro de sangre y huesos rotos. Comienza el terror y la pesadilla de los jóvenes y comienza el horror del es


pectador.

Digo horror porque llegó un momento que tuve que cubrir la pantalla con mi mano para evitarme la vista tan sangrienta (no me gusta el gore, como dije anteriormente) sin embargo, esa repulsión que me provocó la película no hizo sino meterme más en la experiencia porque, como la protagonista de la película


, Dani (Florence Pugh), somos espectadores y no podemos controlar ni anticipar las acciones de esa comunidad, de esa secta que mata a los inconformes y que integra, a la fuerza, a nuevos e incautos visitantes.




#cine #terror

Nosotros 
 

Somos una estación de radio digital enfocada a la música que es de propiedad y operación independiente y comercial. La estación cuenta con una mezcla ecléctica de música de bandas emergentes y establecidas del género indie/alternativo así como de rock clásico, post-rock, shoegaze, grunge, britpop y metal. Radio en vivo, local e independiente, desde la Ciudad de México.

Contacto
 

Déjanos alguna sugerencia, comentario o si te interesa participar en esta radio.

  • Facebook
  • Twitter Basic Black
Escúchanos
 

Contamos con diferentes plataformas donde nos puedes escuchar en cualquier dispositivo o PC, algunas en Smart TV Samsung como Tunein. También puedes escuchar nuestros podcast en plataformas como Spotify o Itunes Apple

TuneIn-Podcasting_edited.png
spotify-podcast-badge-wht-blk-165x40.png