• valesalcedoh

#EnlaLuna: Whiplash: Relación de poder y sufrimiento...

En uno de mis tiempos libres de esta semana, decidí darme un muy merecido break, y que mejor, que con una película. Acostada. Comiendo unas deliciosas palomas y dejando a un lado el celular y cualquier otra cosa que interfiriera entre este maravilloso momento y yo. El filme que resultó ganador, claro, después de unos arduos minutos de selección, fue ni más ni menos que Whiplash, la aclamada cinta estrenada en 2014, con cinco nominaciones y ganadora de tres Oscars, protagonizada por Miles Teller y J.K. Simmons.




Se preguntarán el por qué de la elección de Whiplash, bueno, siendo franca, la vi hace un par de años, pero en cuanto apareció entre todas las demás películas, volvió a llamar mi atención por las siguientes razones, 1) es ese tipo de producción cinematográfica que desde el inicio te engancha y 2) por la controversia que generó, sobre todo… en los músicos; así que me di a la tarea de investigar las opiniones de expertos en el ámbito musical.

Esta cinta nos cuenta la historia de Andrew Neiman, un joven baterista de jazz, estudiante de un prestigioso conservatorio de Música que sueña en convertirse en leyenda. Terence Fletcher, profesor distinguido y más temido por sus métodos de enseñanza, invita a Neiman a la big band de jazz del conservatorio que el mismo dirige, pero… no cuenta con lo obsesionante que se volverá y hasta dónde tendrá que aguantar para alcanzar la perfección y tener la aprobación de su profesor, sin importar que este lo lleve al límite de su capacidad con sufrimientos, humillaciones y violencia física y mental. ¡Sí, así como lo oyen!

Evidentemente esto fue tema de debate y por ello el disgusto de los allegados a la música, pues, la gran mayoría de comentarios, reseñas y/u opiniones de los profesionales de esta disciplina artística (sin generalizar), mencionan que ellos como artistas le dedican tiempo a la música por amor, inspiración, pasión y sobre todo gusto, y no desde la perspectiva que te marca este filme, con una relación de poder y abuso entre un personaje dominador y otro dominado, haciendo sufrir y violentando al músico para que éste en un futuro triunfe.



«Un músico no es simplemente un robot programado para dar notas», «Cuando uno toca ritmos más lentos, se nota mucho más si entras a destiempo y es imposible disimular los errores», «Para mi lo más importante en una clase es generar un ambiente de confianza, estar cómodos y pasarlo bien haciendo lo que hagamos porque, si conseguimos eso, todo lo demás fluye de manera natural y al ritmo que uno necesite y se ponga», este tipo de comentarios son los que llegué a encontrar en diferentes blogs, claramente podemos percibir que los artistas no están del todo contentos con el tema principal de la película.


En lo personal, como filme, cumple con su cometido, entretiene. Pero si nos ponemos un poco más exigentes y en mood expertos en cine, hay dos elementos claves , la imagen y el sonido. Dichos elementos hacen que sea mucho más intenso y con un ritmo increíble; pues juegan con las tomas rápidas empalmándolas con la música (canciones con cortes de percusión), haciendo que el espectador se mantenga pegado a la pantalla sintiéndose parte de ella.

Y por el otro lado, definitivamente es una película que toca temas muy controversiales, violencia, misoginia, maltrato psicológico, una relación de poder que lleva al abuso y sobre todo que re marca ,cada que se puede, que "El trabajo duro es la clave del éxito". Y ahí sí no creo que tengan toda la razón, al menos en mi caso, no permitiría que nadie en absoluto , me hablara y tratara de esa forma.


Solo tengo una pregunta para ustedes: ¿Ya vieron Whiplash? Y sino la han visto que esperan para hacerlo.




TuneIn-Podcasting_edited.png