• Omar Gutiérrez

#DesdeLaCueva: ¿Por qué te gusta esa banda? Pt. 3

¿A qué edad nos empieza a gustar la música? ¿En qué momento de nuestras vidas la música se vuelve relevante? Algo es seguro, sin duda alguna, la música nos ha acompañado desde el momento en el que llegamos a este mundo.


Dentro de mis primeros años tengo vagos recuerdos con canciones de OV7, Kabah y otros grupos noventeros, pero creo que la primera banda que me empezó a gustar por cuenta propia, sin influencia de mis padres o familiares, fue Coldplay; tenía como 9 o 10 años.


Recuerdo que el extinto Canal 28, un día vi un video que llamó mi atención, en el que un robot se comía una nave espacial. Yo no tenía ni la más mínima idea de qué se trataba, pero me dio risa, y el ritmo de la canción poco a poco se me fue pegando. Ese video es 'Talk', sencillo que se desprende de X&Y, el tercer álbum de estudio de la banda.


Ese video del robot luego lo vi en Canal 11, y creo que también en un programa llamado Top Ten de TV Azteca, aunque no estoy del todo seguro. Y entonces supe el nombre de la canción y sus intérpretes, cuatro ingleses que en mi vida había visto: Chris Martin, Jon Buckland, Will Champion y Guy Berryman.





Luego escuché 'Clocks' en la radio, de la misma banda. Luego 'The Scientist'. Luego 'Yellow'. Poco a poco esa banda se fue ganando un lugar en mi vida.


En la secundaria, con una noción un poco más amplia de cuestiones musicales, Coldplay sacó su cuarto álbum de estudio: Viva la Vida or Death and All His Friends. El sencillo 'Viva la Vida' fue el más famoso de aquel entonces, pero otra canción con la que me encariñé fue 'Lovers in Japan', más que nada porque la conocí por una morra que me gustaba en aquel entonces. Cosas de morros.


Ya en la prepa, llegó Mylo Xyloto, el álbum que, según muchos inició la declive de Coldplay. Desde mi punto de vista, no lo veo como declive, sino como una gran capacidad de adaptación, migrando rumbo al pop y dejando atrás la faceta indie. De aquí, hubo una rola que me voló la cabeza: 'Paradise', una canción que representa perfectamente esa evolución de la banda, desde sus orígenes a su etapa más actual, al menos en aquella época.





Tras dos álbumes llenos de canciones alegres en su mayoría, en 2014 llegó Ghost's Stories, álbum que narra la vida de Chris Martin tras su divorcio de la actriz Gwyneth Paltrow. Oscuro, triste y un poco similar a trabajos de antaño como A Rush of Blood to the Head, este álbum cuenta con canciones melancólicas como 'Magic', aunque también tiene grandes sorpresas como 'Ink' y una de las que, en lo personal, me parecen de las mejores canciones de la banda: 'A Sky Full of Stars'.





Sólo un año después, Coldplay presentó A Head Full of Dreams un álbum demasiado popero, pero que fue pensado para ser interpretado en vivo. Muestra de ello son la canción que le da nombre al disco, además de 'Hymn for the Weekend', junto a Beyoncé, o la increíble 'Up & Up', que tiene solo de guitarra de Noel Gallagher.


Este álbum los trajo por tercera vez a México y no sólo eso, sino que fue la primera vez que pude vivir uno de sus conciertos en vivo, en el Foro Sol con un concierto sublime de principio a fin. Clásicos como 'Clocks', 'Yellow', 'Fix You' y 'The Scientist' narraron una historia junto a canciones más recientes como 'Paradise' y su remix, además de 'Every Teardrop is a Waterfall', 'Princess of China', 'Magic' o 'A Sky Full of Stars'.





Sobre Everyday Life, el álbum más reciente de la banda, el único recuerdo grato que tengo es que cuando se anunció, su setlist fue presentado a través de algunos periódicos en distintas partes del mundo, y en México, el elegido fue el medio en el que trabajaba en aquel entonces: Reforma. Sólo hay una canción que me gusta: 'Church'.