• Omar Gutiérrez

#DesdeLaCueva: ¿Por qué te gusta esa banda? Pt. 2

En esta nueva entrega de #DesdeLaCueva seguirá siendo más personal que de costumbre, respondiendo de nueva cuenta sobre el por qué de algunos gustos musicales.


Respondiendo a la pregunta "¿Por qué te gusta esa banda?", en esta ocasión hablaré de otra de mis agrupaciones favoritas: Muse.


Confieso que la música de Matt Bellamy, Dominic Howard y Chris Wolstenholme no siempre fue de mi agrado, pues aunque conocí a la banda con el videojuego FIFA 07, su cercana relación con la saga Crepúsculo me causaba cierta repulsión.


La primera canción de Muse que como tal comenzó a gustarme es quizás una de las menos recordadas: 'Neutron Star Collision (Love Is Forever)', tema principal de Crepúsculo: Luna Nueva. Acepto que fue más que nada por dedicatoria, pero sí, admito que con el paso del tiempo le tomé cariño y empecé a escuchar un poco más a la banda.





Esto cambió por completo en 2012, cuando ya conocía un poco más los álbumes The Resistance y Black Holes & Revelations. Ya me gustaban las canciones más conocidas como 'Knights of Cydonia', 'Starlight' y 'Uprising', pero mi gusto por Muse oficialmente llegó cuando lanzaron 'Survival', el tema oficial de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Por alguna razón, esa canción de inmediato conectó conmigo, supongo que por el difícil momento sentimental que atravesaba, pero que de verdad me motivó a seguir luchando por mis sueños.





Luego llegó The 2nd Law y se anunció el Unsustainable Tour para promocionarlo en México. Vi a Muse por primera vez en octubre de 2013 en el Palacio de los Deportes. Esa pirámide que formaba el escenario fue increíble. Las luces, los efectos de láser y demás fueron increíbles. Aprendí a amar canciones como 'Bliss', 'Undisclosed Desires' y otras más, pero el cierre de aquella velada no pudo ser más increíble: 'Survival'. La piel se me erizó, la despedida perfecta.


Pasaron dos años para que Muse lanzara un nuevo álbum, Drones, y la ciudad inaugural de la gira fue la CDMX, de nuevo en el Palacio de los Deportes. Este álbum, un poco más apegado a sus orígenes, contaba con temas como 'Psycho', 'Reapers' o 'The Globalist', que en vivo fueron espectaculares. En ese concierto, los visuales eran proyectados a través de láser de alta definición sobre cortinas, con la intención de que se viera el escenario de 360 grados. Gracias a esto, una de las canciones que más lució fue 'Dead Inside', un tema con un recuerdo particular de desamor, pero esa es otra historia.





Pude ver a Muse una tercera vez antes de la pandemia, ahora en el Foro Sol como parte de su Simulation Theory Tour, con el que promocionaron el álbum homónimo. Quizás este fue el setlist más completo que le he escuchado en vivo a Muse, pues además de sus nuevos lanzamientos como 'The Dark Side' o 'Pressure', tocaron temas de antaño como 'Showbiz' y la increíble 'Plug In Baby'. En cuanto a espectáculo, el equipo de bailarines, los lásers y Murph, un monstruo gigante que salió del escenario, fueron un deleite visual en esta aventura retro-futurista.





Con la pandemia, no puedo evitar la nostalgia al escribir estas líneas, pero al mismo tiempo pienso esperanzado en que cada vez falta menos para reecontrarme con Muse y verlos, como siempre, con personas especiales.


Para Daniela Palomar. Mujer increíble, alma preciosa y 'muser' apasionada.