• Omar Gutiérrez

#DesdeLaCueva: luces de concierto

Una de las cosas que más extrañamos de la era pre-pandemia son sin duda los conciertos. En los ochenta y noventa, el público empezó a participar de una forma diferente, además de cantar: llegaron los encendedores para darle una nueva vista a los foros.






Mucho se dice que este espectáculo comenzó en México y que poco a poco se fue expandiendo por el resto del mundo. Desafortunadamente, los encendedores se fueron prohibiendo en otras partes del mundo e incluso en nuestro país, al menos hasta hace algunos años.


Con la evolución de la tecnología, los celulares fueron sustituyendo a los encendedores para iluminar al público y sorprender a las bandas de todo el mundo. Como parte de esa evolución, llegó una nueva innovación que, de acuerdo con sus creadores, era algo natural dentro de la producción de un concierto: pulseras de luces.


Por increíble que parezca, estas pulseras están cerca de cumplir 10 años de existencia, llevan por nombre 'Xylobands' y son creación de Coldplay, para la gira Mylo Xyloto de 2012.


Chris Martin, líder de Coldplay, describió estas pulseras como algo que tarde o temprano se iba a unir a las presentaciones en vivo y fue implementado como parte de la temática multicolor del álbum Mylo Xyloto, de 2011. Desafortunadamente, esas pulseras no llegaron a México en su álbum debut, sino hasta 2016, cuando la banda visitó nuestro país como parte de la gira A Head Full of Dreams.

Este fin de semana se cumplen cinco años de la última visita de Coldplay a México, por lo que hablar de estas pulseras me parecía algo adecuado.



Describir la sensación de ver la 'Xylobands' en una presentación en vivo es difícil. De entrada, cuando uno ingresaba al Foro Sol, había personal entregando las pulseras, y antes de que iniciara el espectáculo, en las pantallas se proyectaba la leyenda "Por favor, use la pulsera. Es parte del espectáculo".


Aquella serie de tres conciertos arrancó con un video de presentación único. La ciudad donde la banda se había presentado previamente presentaba a la actual, y luego fans locales presentaban a la banda. Entonces, la magia ocurría. Las luces se apagaban y las pulseras se encendían, mientras de fondo sonaba el discurso final de El Gran Dictador, de Charles Chaplin: "Ustedes, las personas, tienen el poder de hacer de esta vida algo hermoso y libre. Tienen el poder de crear máquinas, de crear felicidad, tienen el poder de hacer esta vida una aventura maravillosa". Y entonces arrancaban los primeros acordes de la canción que dio nombre al álbum y la gira.


Las pulseras se sincronizaban al ritmo de la música, dándole una vista única al Foro Sol. Estas pulseras también lograron que varias personas guardaran los celulares y se dedicaran a vivir el concierto.


Pulseras, papelitos de colores y fuegos pirotécnicos dieron vida a uno de los conciertos más espectaculares que se han vivido en la capital. Las luces láser del escenario junto a las pulseras encendidas al ritmo de 'Paradise', 'Fix You' y 'A Sky Full of Stars' le sacaron las lágrimas a más de uno.





De esta forma, Coldplay encontró una forma de hacer que el público fuera parte de sus conciertos, aunque quizás a algunos, los de la vieja escuela, no les parezca la mejor idea.


Como era de esperarse, lo vistoso de estas pulseras poco a poco fue replicado por otros cantantes, aunque la tecnología fue patentada por Coldplay, la banda la comercializa a forma de renta y así es como las 'Xylobands' han formado parte de espectácu