• Omar Gutiérrez

#DesdeLaCueva: ¿Los autoconciertos son opción?

A más de un año de pandemia, la industria musical y del entretenimiento está en terapia intensiva. Sin intención de sonar dramático, sabemos que es verdad.


Cuando hablamos de conciertos, es importante pensar no sólo en nuestras bandas favoritas, que si bien son los grandes impulsores de esta industria, quizás no son los más afectados por esta situación.


Hay que recordar todo lo que rodea un concierto, más allá de las bandas: personal técnico, ingenieros de audio, staff de las bandas, vendedores de mercancía oficial, vendedores de mercancía pirata, vendedores de comida, vendedores de cerveza, los acomodadores, personal de seguridad... Son miles de historias alrededor de la industria, personas que llevaban comida a casa gracias a estas actividades y que prácticamente están olvidadas desde hace ya más de un año.


Seamos honestos: en México nunca hubo un plan de rescate económico para negocios "básicos", así que si no lo hubo para ellos, ¿quién ha pensado en las personas de una actividad considerada 'no esencial' como la música?


Con la pandemia en aparente calma en México, algunas ciudades empiezan a reactivar sus actividades recreativas: hemos visto ya aficionados en las gradas de algunos estadios de futbol y béisbol, mientras que teatros y cines empiezan a recibir público, aunque de forma limitada.


Esta semana, la principal operadora de festivales y conciertos del país, OCESA, anunció una serie de autoconciertos en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, ahí donde tradicionalmente se realizan festivales como el EDC, Corona Capital y Flow Fest.



Estos espectáculos comenzarán el próximo 12 de mayo y se realizará uno cada semana hasta concluir el próximo 13 de junio, y entre algunas de las bandas que se podrán ver están Caifanes, Kinky, Little Jesus, Ximena Sariñana, Technicolor Fabrics y otros más.


Por supuesto, las reacciones no se hicieron esperar, pues mientras hubo una gran mayoría que se dijo entusiasmada con este anuncio, a otros no les pareció la idea, argumentando que "son puras bandas mexicanas" o que "a esos ya los vi muchas veces".





La realidad es que son bandas que seguramente hemos visto en festivales o incluso hasta de forma gratuita, pero considero que a estas alturas, cualquier presentación es bien recibida, sin importar el género.


Estos eventos son la oportunidad para que la industria y todos los que dependen de ella comiencen su recuperación, aunque claro, como lo han resaltado los propios organizadores, hay que cuidarnos para que esto se vuelva constante.


Muchos dicen que no será lo mismo, y sí, eso es muy probable, pero este es un gran primer paso para recuperar la vida que teníamos hace un par de años. Hay que cuidarnos y dar el primer paso a la "normalidad". La música nos necesita, y si podemos ayudar, ésta es una buena oportunidad. Al final, creo que los autoconciertos sí son la opción.





TuneIn-Podcasting_edited.png