• Omar Gutiérrez

#DesdeLaCueva: Foals, 'Rip Up the Road'

Desde que Foals asaltó la escena indie británica en 2006, la banda se convirtió en una de las principales representantes de su generación. Su álbum debut, Antidotes, de 2008, le dio una bocanada de aire fresco a un movimiento que se caracterizó por buscar imitar el sonido de The Strokes que tanto gustó a principios de la primera década del nuevo milenio.





Con Total Life Forever (2010) y Holy Fire (2013) llegaron sus primeros éxitos globales en canciones como la propia 'Total Life Forever', 'Spanish Sahara' o la poderosa y pegajosa 'My Number'. Para muchos, la consolidación llegó en 2015 con What Went Down, álbum que contiene grandes canciones como el sencillo homónimo, 'Mountain at my Gates', 'Albatross' o 'Snake Oil'.


Y entonces, en 2019, tras la salida del bajista Walter Gervers, la banda decidió voltear al pasado, reinventarse y lanzar un triple combo: dos álbumes y un documental.


El primero en estrenarse fue el álbum Everything Not Saved Will Be Lost Pt. 1, donde lanzaron sencillos como 'Exits', 'On the Luna' y 'Sunday', canciones un poco distantes del sonido de la banda, pero que en general fue bien recibido por los fans y la crítica. Además, esta gira hizo posible su última visita a México, ofreciendo una de las mejores presentaciones del 20 aniversario del Vive Latino.


Tras terminar la primera parte de su gira, a mitad de año, la banda lanzó el segundo bombazo del año: el documental Rip Up the Road, un filme que está disponible en Amazon Primer Video y que muestra una mirada íntima de la banda y lo que significó lanzar un álbum doble, dividido en dos partes, en la era en la que la música está dominada por la cultura de los sencillos virales que rompan el streaming.





En este documental hay una frase que alarmó a más de uno: "el rock and roll está muerto", fueron las palabras del líder de la banda, Yannis Philippakis. ¿Por qué? El vocalista y líder de la banda señala que son la única banda activa de aquella generación, pues fueron la única que consiguió un contrato importante con una disquera (Warner Music). Yannis atribuye esto a que la mayoría de las disqueras voltearon a ver a otras propuestas musicales, principalmente el pop y corrientes electrónicas.


En Rip Up the Road (destrozar el camino), vemos también a la banda en su gira mundial de 2019, que además los llevó a tocar como acto sorpresa al festival de Glastonbury de aquel año, dejando sangre, sudor y lágrimas, literalmente, pues el guitarrista Jack Bevan sufrió una cortada luego de que se reventaran las cuerdas de su instrumento.


Además, esta película nos lleva a parte del proceso creativo del álbum que hasta ahora es el más reciente de la banda: Everything Not Saved Will Be Lost Pt. 2. Cabe destacar que ambos álbumes de 2019 son una obra absoluta de la banda, pues a diferencia de sus grabaciones previas, estos álbumes fueron producidos en su totalidad por la banda, teniendo a Yannis y Jack como cabezas del proyecto.


El nombre del documental fue tomado de la letra de una de las canciones del segundo álbum: 'Black Bull', a la que el propio Yannis ha descrito como una mirada retrospectiva a lo que han hecho como banda y una forma metafórica de hablar sobre el futuro de la banda.


En Everything Not Saved Will Be Lost Pt. 2 podemos encontrar temas como 'The Runner', 'Wash Off', 'Like Lighning' y 'Black Bull', con sonidos que remontan un poco a los orígenes de la banda en Antidotes.


En el filme, Yannis habla sobre la posibilidad de que la banda se separe, pero advierte que es algo aún lejano, pues él y sus compañeros aún sienten pasión por lo que hacen, y consideran que su música es una justa respuesta al debate que ha dominado la música durante los últimos años: ¿el rock está muerto? Todo parece que mientras Foals exista, el rock tendrá un dignísimo representante que lo defienda.